Cada año se pierden 443 millones de días escolares debido a enfermedades relacionadas con el agua.