Avanzar al contenido principal

Ubicación

Cambios climatológicos en Perú

La temperatura mundial está aumentando. Una muestra de ello es la generalizada contracción glacial. Muchos de los glaciares en la Tierra se están reduciendo de tamaño y los glaciares de menor tamaño han desaparecido completamente.

La temperatura de la Tierra ha aumentado aproximadamente 0,74 grados Celsius desde 1906, y este impacto de aumento térmico es mucho mayor en las altas elevaciones donde se encuentra la mayoría de los glaciares.

Los reservorios de agua dulce contenidos en los glaciares alpinos son cruciales fuentes de suministro de agua para millones de personas. Su reducción, y quizá desaparición, podría generar sustanciales crisis de abastecimiento de agua.

Durante siglos, la capa helada de Quelcaya, en el Este andino del Perú, ha sido la fuente principal de suministro del precioso líquido de escorrentía para las granjas circunvecinas. Hoy día, los habitantes locales informan que las corrientes de agua han menguado.

Los científicos confirman que la capa helada se está reduciendo a velocidades cada vez mayores. La capa se ha reducido a razón de casi seis metros por año durante los 15 años transcurridos entre 1963 y 1978 pero ha alcanzado promedios de más de 60 metros al año durante los últimos 15 años – diez veces más rápidamente. Un pequeño lago que apareció inicialmente en el frente de un glacial en 1991 y cubría seis hectáreas (15 acres) ha crecido con la reducción de las capas heladas; dicho lago cubre ahora casi seis veces esa área y tiene hasta 60 metros (200 pies) de profundidad. La tasa de aceleración de la reducción del glaciar es congruente con la que se ha observado para otros seis glaciares en los Andes Peruanos.

El alcance de la crisis en Quelcaya no es de ámbito meramente local. Los glaciares son una importante fuente de suministro de agua para las plantas hidroeléctricas que generan aproximadamente el 70 por ciento de la energía eléctrica de Perú, y para Lima — una ciudad con ocho millones de habitantes. Aproximadamente uno de cada cuatro residentes limeños no cuentan con servicio de abastecimiento de agua potable, y la ciudad ya enfrenta crisis para proporcionárselos. En particular, los glaciares y las capas heladas desempeñan un papel muy importante para mantener el flujo de agua durante la temporada seca. Al reducirse en tamaño, habrá una mayor variabilidad en la descarga del flujo de agua estacional.

En el fututo previsible, la menguada descarga de agua derretida de Quelcaya seguramente empeorará lo difícil de la situación en una región que ya es árida.

Imágenes relacionadas

Opciones de página